jueves, 10 de marzo de 2011

¡Hallazgos de este tipo hay que compartirlos!

Tengo la extraña costumbre –sana por otro lado- de subir las escaleras del metro caminando. De hecho, cada mañana hago varios tramos de escaleras seguidos casi sin rechistar (me puede más el orgullo que el cansancio  J).

Y, claro, irremediablemente, además de contar el número de escaleras, me entretengo comprobando cómo casi nadie lleva zapatos bonitos. Me ha costado un triunfo decir: “¡Hoy sí. Me gustan”! Por no hablar de que hay mucho zapato sucio por ahí. (Recuerdo que mi madre se afanaba porque lleváramos los zapatos impecables al colegio y siempre repetía lo mismo: “hace un efecto horroroso ver a una persona con los zapatos sucios”. ¡Qué razón tenía!)
El caso es que por fin he visto a una chica con unos zapatos que me encantan. Después de hacer un poco de I+D (es decir, investigación de esta que a mí tanto me gusta), me percaté de que los que llevaba eran unos de la nueva colección de Pura López.
De tacón, plataforma y de colores muy combinables (navy y nuez). ¡Hallazgos de este tipo hay que compartirlos!

3 comentarios:

Papofino dijo...

Me encantan.... pero no veo la compatibilidad del tacón con las escaleras de metro......

Anónimo dijo...

Lástima que mis tobillos no puedan permitirse estos tacones.
Por cierto, más razón que una santa: los zapatos dicen mucho de las personas. Mi abuelo también insistía mucho en cepillarlos ¡todos los días! Para él era algo así como el reflejo del alma. Ahora que me lo has recordado, voy a tener que sacar el betún...

Inma dijo...

Ay, qué mal me siento, casi nunca los limpio...